Cuidar la prostata

Cuida de tu próstata y evita problemas futuros

Cuida de tu próstata y evita problemas futuros

La próstata es una glándula que se sitúa debajo de la vejiga y circunda a la uretra. Contribuye elementos al líquido seminal y puede ocasionar inconvenientes según avanza la edad. Por ahora, no hay bastante prueba científica para sugerir ningún suplemento alimenticio, ni tampoco estrategia específica para impedir adversidades prostáticas, ni cáncer de próstata.

A partir de los 50 años, la próstata frecuenta comenzar a incrementar su tamaño y esto puede conllevar a un empeoramiento en la calidad miccional. Por esto, la forma óptima de impedir adversidades derivadas por un desarrollo benigno o por un cáncer de próstata es la detección precoz, puesto que no hay visibles pautas para la prevención del avance de las mismas.

Cuidar la prostata

Se propone la valoración médica desde los 50 años o antes si hay síntomas miccionales o antecedentes de cáncer de próstata. En las situaciones de antecedentes familiares se recomiendan revisiones desde los 40 años.

En este punto también hay que tener en cuenta que la mayoría de los cánceres de próstata diagnosticados no son hereditarios, pero si existen antecedentes familiares de primer nivel con cáncer de próstata, hay una probabilidad de 2 a 3 veces mayor que la población general.

Próstata y sus principales dolencias

Prostatitis

Es una inflamación de la próstata y puede darse en pacientes jóvenes. Tiende a estar producida por una infección bacteriana y tiene la posibilidad de tener una evolución de aparición brusca, con fiebre y malestar general, o con una manera de evolución más lenta, con sintomatología menos florida y más crónica, con afecciones perineales y miccionales. En estas situaciones de prostatitis crónica hay que llevar a cabo un diagnóstico diferencial con cuadros de síndrome miofascial, mal pélvico crónico, o neuropatía del nervio pudendo.

Hiperplasia benigna de próstata (HBP)

Es el desarrollo benigno de la próstata. Al incrementar su volumen puede comprimir la uretra y tapar la salida de la orina desde la vejiga, produciendo síntomas miccionales. Se muestra en más de media parta de los hombres superiores de 60 años, y su prevalencia incrementa con la edad. Su avance está bajo la influencia por las hormonas masculinas y existe cierto ingrediente familiar asociado. Los síntomas y su gravedad son cambiantes, y tienen la posibilidad de limitar de manera muy importante la calidad de vida.

Entre los esenciales síntomas dice que están los siguientes: Problemas para orinar; disminución del calibre miccional; chorro entrecortado y goteo postmiccional; incremento de la continuidad miccional diurna y nocturna; contrariedad para aguantar el deseo miccional; incontinencia; infecciones urinarias; sangrado con la orina.

Aunque es un desarrollo benigno, puede derivar en adversidades como retención urinaria con necesidad de sondaje vesical, en sangrado o en insuficiencia renal. Paralelamente el diagnóstico de la HBP se ejecuta por medio de una historia clínica y una exploración física. Además, se sugiere que se lleven a cabo pruebas complementarias, como un análisis de sangre y de orina para apreciar la función renal y el nivel de antígeno prostático específico (PSA).

¿Qué es el PSA?

El PSA es una molécula que se produce en la próstata y se mide en la sangre. Tiende a estar alto cuando hay cáncer de próstata, aunque hay situaciones en los que el tolerante tiene PSA alto y no hay tumor. Frecuenta hacerse también una ecografía de electrónico urinario y una flujometría miccional.

Cuando los síntomas son leves, con poca afectación en la calidad de vida, puede no ser primordial ningún régimen, según valora, pero sí lo serían algunos cambios en el estilo de vida, como bajar el consumo de líquidos antes de proceder a reposar, evadir el estreñimiento, bajar picantes, el café o el alcohol.

Cáncer de próstata

Cáncer más recurrente en el varón, pero el tercero en mortalidad. En más del 80% de las situaciones se diagnostica en fases iniciales y por consiguiente probablemente curables. Es sustancial, como en algún patología oncológica, el diagnóstico precoz. No frecuenta producir prácticamente ninguna sintomatología en estas fases iniciales, por lo cual en la mayoría de las ocasiones se diagnostica por una elevación en el PSA.

El empeoramiento en la calidad miccional tiende a estar relacionado en la mayoría de las ocasiones con un desarrollo benigno de la próstata y no con un cáncer de próstata, en estas situaciones el primordial aspecto es la edad y la raza (más recurrente en raza negra y menos en asiáticos). Entre el 5-10% son hereditarios, anunciado más grande compromiso de avance si hay antecedentes familiares de primer nivel. En las situaciones familiares acostumbran a presentarse a edades más tempranas.

 


Tratamiento Cistitis Urocran

Cistitis en la menopausia, ¿por qué?

Cistitis en la menopausia, ¿por qué?

Los cambios que hace la menopausia, como el déficit hormonal y el debilitamiento del suelo pélvico, o la presencia de pérdidas de orina, tienen la posibilidad de ocasionar la aparición de esta molestia.

Las infecciones de orina son muy irritantes y cuando se repiten en el tiempo tienen la posibilidad de transformarse en una pesadilla. Desde la menopausia es fácil estar expuesto a este inconveniente. La reducción hormonal y el debilitamiento de suelo pélvico, que puede ocasionar prolapsos de vejiga o pérdidas de orina, generalmente son causantes de que las cistitis recurrentes sean algo recurrente en esta época de la vida de la mujer.

Tratamiento Cistitis Urocran

¿Qué causas pueden generar cistitis de repetición en la menopausia?

Disminución de estrógenos vaginales: Provocan un descenso en la flora vaginal que asegura esta zona: los lactobacilos. Estos microorganismos actúan como mecanismo de defensa para evadir la colonización de bacterias y son los causantes de sostener el pH ácido de la vagina. Con la llegada de la menopausia, la protección de esta región decrece. Si además, la mujer sufre incontinencia urinaria, su flora vaginal y el ph ya estará alterado, así que padecerá infecciones recurrentes.

Pérdidas de orina: En las mujeres que sufren de incontinencia urinaria tienen más posibilidades de desarrollar este inconveniente y, al revés, las cistitis recurrentes tienen la posibilidad de ocasionar paralelamente pérdidas de orina. En esta situación, por lo general, la mujer sufre los síntomas típicos de la incontinencia de urgencia. Esto es porque la inflamación que hace la infección irrita el músculo que tiene como función vaciar la vejiga, ocasionando contracciones involuntarias difíciles de vigilar.

Prolapso de vejiga: En la situación de las mujeres que tienen prolapso de vejiga, el descolgamiento de este órgano impide que se vacíe como corresponde y queden residuos de orina que tienen la posibilidad de ocasionar la colonización de bacterias.

Cómo evitar la repetición de infecciones de orina

Arándanos: Es una opción preventiva muy eficiente para las mujeres que no desean estar tomando antibióticos de continuo. Como se puso popular últimamente, es fácil encontrarlos tanto en comprimidos como frescos y consumirse en jugo o combinados con otros comestibles. Los arándanos reducen el número de infecciones repetitivas porque tienen la capacidad de evadir que las bacterias se adhieran a las células del epitelio de la vejiga.

Estrógenos por vía vaginal: Es el régimen médico más frecuente en las situaciones de atrofia vaginal comunes en la posmenopausia. Los estrógenos incrementan la concentración de lactobacilos de la flora, lo que mantiene el pH vaginal y disminuye las infecciones urinarias recurrentes.

Cirugía: Si hay pérdidas de orina o bultos en genitales asociados a infecciones de orina repetidas, como el cistocele, el ginecólogo especializado en suelo pélvico debe corregir el inconveniente con el régimen quirúrgico más correcto a cada caso y así evadir las infecciones que se estaban ocasionando de manera secundaria.

Si las cistitis recurrentes son tu inconveniente, tienes que asistir al médico para apreciar cuál es la forma más eficaz de prevenirlas en tu caso, más que nada si tienes pérdidas de orina. Recuerda, hasta entonces, que es sustancial confiar en un producto correcto mientras solucionas tu problema: los absorbentes específicos para el pH y la consistencia de la orina, te permitirán sentirte segura y cuidada. Revela más aquí.

 

 


e-coli-infeccion-orina-urocran-cistitis-tratamiento

¿Por qué algunas infecciones ya no se resuelven con antibióticos?

¿Por qué algunas infecciones ya no se resuelven con antibióticos?

La aptitud de los seres vivos de ajustarse para subsistir no es única de los organismos complejos. Las bacterias tienen una historia evolutiva bastante más extendida que la de los propios humanos, y lo demuestran combatiendo con sus propios mecanismos naturales la acción de antibióticos y otros fármacos para tratar infecciones bacterianas.

Se ve cierto que poseemos una fe muy consolidada en el desempeño de los medicamentos, nos hemos habituado a trámites simples y rápidos en lo que a nuestra salud tiene relación, por lo menos en aquellas dolencias que tenemos en cuenta más recurrentes. Como cuando hace aparición una infección de orina, vamos a nuestro médico, nos receta un antibiótico y en cuestión de unos cuantos días nos encontramos otra vez muy bien.

e-coli-infeccion-orina-urocran-cistitis-tratamiento

Pero la evolución es incontenible y las bacterias de esto saben tanto o más que nosotros. La situación está modificando, y exactamente las infecciones de orina, que son una de las consultas más comunes en atención principal, están presentando un serio inconveniente, provocando un más grande número de hospitalizaciones, dolencias más graves y prolongadas.

Esto pasa porque los antibióticos usados para batallar estas infecciones están dentro del grupo de las 19 especies de bacterias que se están realizando inmunes a los antibióticos, dicho de otra forma, poseemos un inconveniente de salud mundial.

La utilización elevada de medicamentos en los humanos y en el ganado hizo que las bacterias evolucionen construyendo defensas para subsistir, lo cual está procediendo ineficaces a una cantidad cada vez más grande de medicamentos para el régimen de una extensa selección de anomalías de la salud.

Lucía, de 38 años, ha dicho haber padecido infecciones en las vías urinarias en numerosas oportunidades en la adolescencia, todas tratadas con éxito con fosfomicina. Cuando contrajo una en febrero, su médico le volvió a recetar lo mismo, pero en esta ocasión no funcionó.

4 días después, regresó al médico que le dio una exclusiva receta, en esta ocasión de un medicamento llamado nitrofurantoína. Tampoco funcionó. El mal empeoró y, numerosos días después, había sangre en su orina.

Su médico le recetó un tercer medicamento, ciprofloxacino e logró un cultivo de su orina. El cultivo mostró que su infección era susceptible al nuevo medicamento, pero no a los otros dos. Lucía estuvo a lo largo de ocho días tomando antibióticos que no hacían nada.

Y la verdad es que casos como el de Lucía hay todos los días en cada consulta médica y en cada salón de urgencias. ¿Por qué?

¿Por qué se vuelven resistentes las bacterias a los antibióticos?

Las bacterias son seres vivos y como todos, tienen una extendida historia de adaptaciones al medio, de evolución, lo que les permitió subsistir durante millones de años. Los antibióticos son una amenaza para su supervivencia, y por consiguiente, las bacterias se esfuerzan en ajustarse para hacerles frente.

Las bacterias han logrado mutar su ADN para lograr subsistir por medio de sus mecanismos de estrés, que se activan cuando se sienten atacadas por los distintos fármacos, y que trabajan captando el ADN de otros individuos a los que esos mismos fármacos no les afectan.

¿Qué bacterias son las más resistentes?

Cualquier bacteria puede volverse fuerte a uno o a numerosos antibióticos, pero en estos instantes, las autoridades sanitarias estadounidenses han catalogado como “amenaza grave” tres cepas bacterianas resistentes. Hablamos de Clostridium difficile, las enterobacterias y la Neisseria gonorrhoeae.

Clostridium difficile hace diarreas peligrosas y es fuerte a varios antibióticos, además a inicios de este milenio se detectó una exclusiva cepa también fuerte a los antibióticos fluorquinolonas, que son exactamente los que se usan comunmente para tratar estas infecciones.

Neisseria gonorrhoeae es portadora de la gonorrea, una patología de transmisión sexual que cada vez es más difícil tratar, puesto que una tercer parte de las bacterias que la causan ya han logrado hacerse resistentes a todos los antibióticos accesibles.

Staphylococcus aureus es causa recurrente de infecciones que se contraen en centros hospitalarios. Comunmente es una bacteria inofensiva que está en la piel humana, en la nariz y en la garganta, pero, en ciertas ocasiones, que se producen en estos centros, tienen la posibilidad de producir infecciones como sepsis, neumonías e infecciones en lesiones.

Escherichia coli, es una bacteria que está en nuestro intestino y en oportunidades puede provocar infecciones en las vías urinarias que se tratan comunmente con ampicilina, Bactrim y otros antibióticos muy recurrentes, pero ya se conocen casos de resistencia que hacen de estas infecciones un duro trago para los pacientes.

Por si no era bastante, tenemos la posibilidad de llevar a cabo mención también del grave riesgo para la salud que suponen las bacterias similares con la tuberculosis que no reaccionan a la medicación. La OMS afirma que estas son causantes del 3,5 por ciento de las novedosas infecciones en el planeta, con el añadido de que algunas de las bacterias que la causan so