Vejiga hiperactiva ¿Qué es?

La vejiga hiperactiva, también conocida por sus siglas en inglés, OAB (Overactive Bladder), es una disfunción de la vejiga que provoca una necesidad urgente e incontrolable de orinar. Esta afección puede tener un impacto significativo en la calidad de vida de quienes la padecen, ya que los síntomas pueden ser molestos y, en algunos casos, pueden interferir notablemente con nuestro día a día. Sin embargo, con el asesoramiento y el tratamiento adecuados, los síntomas gestionarse de manera efectiva, permitiendo a quienes la padecen llevar una vida más cómoda y plena.

En este artículo, profundizaremos en qué es exactamente la vejiga hiperactiva, sus variados síntomas, las posibles causas subyacentes y las múltiples opciones de tratamiento que existen. 

¿Qué es la vejiga hiperactiva?

La vejiga hiperactiva es un trastorno funcional de la vejiga que se caracteriza por la necesidad repentina e incontrolable de orinar. Aquellas personas que la experimentan sienten la urgencia de orinar con frecuencia a lo largo del día y la noche, lo que a menudo viene acompañado de episodios de incontinencia, que es la pérdida involuntaria de orina. 

Estos síntomas pueden variar en intensidad y causar angustia a quienes los padecen, afectando su calidad de vida y su capacidad para llevar a cabo actividades cotidianas.

Síntomas de la vejiga hiperactiva

Los síntomas asociados con la vejiga hiperactiva pueden variar de persona a persona, pero los más comunes incluyen:

  1. Necesidad urgente y repentina de orinar: Uno de los síntomas más notorios de la OAB es la urgencia incontrolable de orinar, lo que puede llevar a situaciones incómodas y angustiantes.
  2. Frecuencia urinaria aumentada: Las personas con vejiga hiperactiva pueden sentir la necesidad de orinar con una frecuencia inusualmente alta, superando las ocho veces en un período de 24 horas.
  3. Nocturia: Este término se refiere a la necesidad de despertarse dos o más veces durante la noche para orinar. La nocturia puede interrumpir el sueño y causar fatiga durante el día.
  4. Incontinencia urinaria: La incontinencia se presenta cuando se produce una pérdida involuntaria de orina justo después de sentir la necesidad urgente de orinar. Esto puede ser particularmente embarazoso y afectar la confianza de quien la padece.

Estos síntomas pueden causar angustia y, en muchos casos, interferir significativamente en nuestro día a día. Sobre todo se ven afectados nuestro entorno laboral, interacciones sociales y la calidad del sueño.

Causas de la vejiga hiperactiva

La vejiga hiperactiva puede tener diversas causas, y su origen a menudo es multifactorial. Algunos de los factores que pueden contribuir a esta afección incluyen:

  1. Cambios en el sistema nervioso: Los daños o alteraciones en los nervios que controlan la vejiga pueden ser una causa subyacente de la vejiga hiperactiva. Estos cambios pueden comprometer la capacidad de la vejiga para funcionar adecuadamente, dando lugar a los síntomas mencionados anteriormente.
  2. Envejecimiento: La edad es un factor a considerar, ya que la vejiga hiperactiva es más común en personas mayores. Los cambios naturales en el cuerpo que ocurren con el envejecimiento, como la disminución de la capacidad de la vejiga para retener la orina, pueden contribuir a esta condición.
  3. Enfermedades subyacentes: Algunas enfermedades neurológicas, como el Parkinson y la esclerosis múltiple, pueden afectar negativamente el funcionamiento de la vejiga y provocar OAB.
  4. Hábitos y estilo de vida: Los hábitos también pueden influir en el desarrollo de la vejiga hiperactiva. El consumo excesivo de líquidos, la ingesta de cafeína y alcohol, así como ciertos medicamentos, pueden aumentar el riesgo de desarrollar esta afección.

Diagnóstico de la vejiga hiperactiva

El diagnóstico de la vejiga hiperactiva se basa en una evaluación exhaustiva que incluye la revisión de los síntomas, la historia clínica del paciente y un examen físico realizado por un médico. En algunos casos, se pueden solicitar pruebas adicionales para descartar otros estados médicos que puedan presentar síntomas similares. Estas pruebas pueden incluir análisis de orina para descartar infecciones urinarias y una prueba de estrés de la vejiga para evaluar la función de los músculos del suelo pélvico y su capacidad de retención.

Tratamiento de la vejiga hiperactiva

El tratamiento de la vejiga hiperactiva se personaliza según la gravedad de los síntomas y la respuesta del paciente a las terapias iniciales. Las opciones de tratamiento disponibles incluyen:

  1. Cambios en el estilo de vida: En muchos casos, se pueden lograr mejoras significativas a través de pequeños cambios en nuestra rutina. Estos pueden incluir la reducción de la ingesta de líquidos antes de acostarse, evitar el consumo de cafeína y alcohol, y la realización de ejercicios específicos para fortalecer el suelo pélvico. Estos cambios pueden ayudar a reducir la frecuencia y la urgencia de las micciones.
  2. Medicamentos: Existen varios medicamentos disponibles que pueden ayudar a controlar los síntomas de la vejiga hiperactiva. Pueden actuar de diferentes maneras, ya sea relajando la vejiga o bloqueando las señales nerviosas que desencadenan la urgencia y la incontinencia. Es fundamental que el médico determine la opción más adecuada según las necesidades individuales del paciente.
  3. Terapias: En algunos casos, las terapias especializadas pueden ser beneficiosas. Una de ellas es la neuromodulación, que utiliza corrientes eléctricas para modular y regular las señales nerviosas que controlan la vejiga. Esta terapia puede ser especialmente útil para pacientes que no responden adecuadamente a otros tratamientos.
  4. Cirugía: En situaciones graves o cuando otros tratamientos no han sido efectivos, la cirugía puede ser considerada como una opción. Los procedimientos quirúrgicos pueden incluir el aumento de la capacidad de la vejiga o la implantación de dispositivos médicos que ayuden a controlar las señales nerviosas relacionadas con la vejiga.

Conclusión

En resumen, la vejiga hiperactiva es una afección que puede ser desafiante, pero no insuperable. Con el tratamiento adecuado y el apoyo de profesionales de la salud, es posible controlar los síntomas y mejorar significativamente la calidad de vida de quienes la padecen. Si experimenta síntomas de vejiga hiperactiva, es fundamental que busque la atención de un profesional de la salud para obtener un diagnóstico preciso y discutir las opciones de tratamiento disponibles.