¿Cuáles son las causas de la prostatitis?

Existen diversas teorías sobre las causas que originan la sintomatología de la prostatitis

1. Teoría obstructiva: causada por un estrechamiento de la uretra y del cuello o la pared de la vejiga.

2. Teoría del flujo intraductal: causada porque parte de la orina se filtra hacia el interior de la glándula prostática.

3. Teoría autoinmune: causada por una reacción del sistema inmunitario provocada por las propias bacterias o la orina.

4. Teoría venosa: causada por la alteración del retorno venoso, por ej. por hemorroides o varicocele.

5. Teoría infecciosa: causada por la entrada de gérmenes a la próstata a través de la uretra. También podría producirse por vía sanguínea.


¿Cuáles son los síntomas de la prostatitis?

Los distintos procesos infecciosos o inflamatorios del área uretro-próstato-seminal cursan con parecida sintomatología.

Las alteraciones urinarias más frecuentes son: disuria (dificultad para orinar), frecuencia y urgencia o imperiosidad miccional, tanto diurna como nocturna, micción dolorosa e incluso retención aguda de orina.

En otras ocasiones predominan los síntomas sexuales: disminución del deseo, pérdida total o parcial de la erección, eyaculación dolorosa, a veces precoz, hemospermia (sangre con el semen) e infertilidad. Lo más frecuente, junto con los trastornos miccionales, es la presencia de dolor perineal que puede irradiarse hacia el pubis, región lumbosacra, escroto, pene y cara interna de muslos.

De todos los signos clínicos señalados ninguno de ellos es específico de un tipo determinado de afección prostática, excepto la forma aguda de infección de la próstata en la cual la clínica presenta unas características muy bien definidas: fiebre, mal estado general, disuria, dolor perineal espontáneo o con la micción, y en ocasiones retención aguda de orina.

Síntomas más habituales:

Disuria.
Frecuencia y urgencia o imperiosidad miccional.
Micción dolorosa.
Retención aguda de orina


¿Qué es la prostatitis?

La prostatitis es una inflamación de la glándula prostática que causa una serie de síntomas caracterizados por trastornos miccionales, sexuales y perineales en mayor o menor medida, dependiendo de la causa, si es infecciosa o no.


¿Cuáles son los factores de riesgo de la cistitis?

Hay factores demográficos (pobreza, ambiente nosocomial -hospitalario-, embarazo), urológicos (sondas, anomalías, cálculos, obstrucción), médicos (diabetes, inmunosupresión) y de comportamiento (los anticonceptivos tipo barrera aumentan cuatro veces el índice de infección, el riesgo aumenta 40 veces en la mujer sexualmente activa) que facilitan la infección urinaria.

A pesar de ello, hay situaciones en las que la predisposición es más importante:

Diabetes.
Embarazo: incluye un riesgo mayor de bacteriuria asintomática que, si no se trata, puede provocar pielonefritis en el último trimestre.
Infección en niños y reflujo vésico-renal.
Litiasis infecciosa: los cálculos de estruvita son consecuencia de infección. La infección no desaparecerá mientras los cálculos no se eliminen.
Obstrucción: el factor de riesgo más importante. Permite un mayor crecimiento y penetración intrarenal de los gérmenes y es decisivo en la destrucción renal.


¿Cuáles son las causas de cistitis?

Los gérmenes habituales proceden de las heces (enterobacterias). El protagonista absoluto es el Escherichia Coli, responsable del 85% de las infecciones no complicadas en mujeres sexualmente activas, del 70% de las infecciones no complicadas del adulto y del 50% de las infecciones hospitalarias.

Después del E. Coli, los gérmenes más comunes son: Proteus, Klebsiella, Enterobacter, Citrobacter, Pseudomona, Serratia, Stafilococo Streptococo Faecalis y, especialmente, el Stafilococo Saprofíticus (15% de las infecciones en mujeres sexualmente activas).


¿Cuáles son los síntomas de la cistitis?

La cistitis se define por un cuadro clínico característico de dolor o escozor miccional, frecuencia miccional muy aumentada y escasa (polaquiuria), sensación permanente de deseo miccional (tenesmo) y a veces orina sanguinolenta (hematuria). El cuadro cursa siempre sin fiebre.

Si hay fiebre, indica que además otro órgano está afectado. En un varón puede ser la próstata el órgano afectado. El cuadro se denomina prostatitis aguda.

Si el órgano afectado es el riñón, el cuadro se denomina pielonefritis aguda y se caracteriza por fiebre, escalofríos, dolor lumbar, malestar..., acompañado de bacteriuria significativa.

Los síntomas más habituales son:

  • Dolor o escozor miccional.
  • Frecuencia miccional muy aumentada.
  • Sensación permanente de deseo miccional.
  • Orina sanguinolenta.

¿Qué es la cistitis?

La cistitis es una infección urinaria que afecta a la vejiga. Los gérmenes habituales proceden de las heces (enterobacterias). El protagonista absoluto es el Escherichia Coli, responsable del 85% de las infecciones no complicadas en mujeres sexualmente activas, del 70% de las infecciones no complicadas del adulto y del 50% de las infecciones hospitalarias. Después del E. Coli, los gérmenes más comunes son: Proteus, Klebsiella, Enterobacter, Citrobacter, Pseudomona, Serratia, Stafilococo Streptococo Faecalis y, especialmente, el Stafilococo Saprofíticus (15% de las infecciones en mujeres sexualmente activas).